5 formas de demostrarte Amor propio.

Publicado el 20 agosto 2018

5 formas de demostrarte Amor propio.

Amor propio … algo tan común de escuchar hoy en día como las galletas con relleno de avellanas (por cierto deliciosas). Pero … ¿Saben lo que realmente es?. ¿Qué tan difícil puede ser en verdad?. Pues bueno, hoy les vengo a contar un poquito más acerca del famosísimo amor propio.

El amor propio no es más complicado que eso, amarte, quererte y procurarte siempre… no parece tan difícil ponerlo en práctica, digo, finalmente eres tú quien te acompaña en cualquier situación; literalmente.

Pero … ¿En verdad le pones empeño a esa relación con tu ser?.
La mayoría de las veces parece que alguien nos cargó con un chip en donde tienes que priorizar a todos antes que a ti, a que tienes que cultivar todas las relaciones, menos la que llevas contigo, a que es más fácil decir “Elige tú” aunque al final la cena no te guste en lo más mínimo … pareciera que nadie nos dijo “Tienes que amarte a ti, antes que a nadie”.

Y ya se que muchas dirán que hoy vengo de librito de superación, y sí. La verdad es que me encanta ver todo lo que puedo llegar a ser y a hacer con tan solo voltear un poquito a mi interior … Y así les traigo un par de consejos para que cultiven su amor propio y puedan decir con toda certeza, que su mejor relación, es con ustedes mismas.

 

  1. Ofrécete halagos diarios.

Si, aunque parezca “bobo”, hay veces que ni los buenos días nos damos; mucho menos nos tomamos la molestia de ver con las pestañas de clarabella con las que despertamos hoy. Y si, en lo personal, recibir halagos o comentarios agradables de otras personas es impresionante y tiene un impacto divino en mi (y supongo que en todos pasa lo mismo)… pero no saben el poder que tiene verte al espejo y estar consciente de todo lo bonito y bueno que tienes. Así que durante el día, anota 3 cosas que te gusten de ti, lo que sea. El cabello, las uñas, las boobs, lo buena que eres en tu trabajo … lo que sea, pero házlo; al final de la semana, te sorprenderá el resultado.

 

  1. No seas tan criticona … contigo misma.

No hay nadie en este mundo que juzguemos más que a nosotras mismas … ¿Por?. A veces hasta parece que somos nuestras peores enemigas. La lucha interna por siempre exigirnos y nunca felicitarnos es de sorprenderse. Digo, claro que es válido y resulta bastante bueno exigirte a crecer, a avanzar, a aprender; lo que no es válido criticar todas las decisiones que has tomado … o lo que has tardado para llegar a tu meta. Lo ideal es dejar fluir la situación y nunca estancarte en el error, solo hay que aprender y seguir adelante. Jamás te castigues por algo que a cualquiera le puede salir mal; es normal equivocarse de vez en cuando, y así, tienes mas aventuras que contar.

 

  1. Sé consciente.

No le puedes andar cuidando la boca o los ojos a todo el mundo … (que la verdad seria buenísimo). No todas las personas tienen algo bueno que decir, a veces solo hablan y hablan y hablan… dirían por ahí, escupen su propio veneno.

Por eso, debes de ser consciente sobre las cosas que puedan decir, de ti, o de cualquier otro tema que a ti te sea importante … no te enganches. Las personas dan lo que tienen para dar … lo que deriva en un simple “No hagas caso a comentarios de personas que ni en su casa los quieren”. Enfócate en ti, en lo que realmente interesa y acuérdate que no todos tienen buena onda en su ser …

 

  1. Respira.

Si a veces olvidamos tomarnos un brake de 5 minutos para decir “Ay, preciosa, mira que bien te ves con esos aretes”, mucho menos recordamos lo importante que es inhalar lo bueno y exhalar lo malo … voltear al cielo y ver una figura en las nubes, ver a las personas que pasan a tu lado, escuchar tu canción favorita, o hacer lo que mas te parezca conveniente. Por eso te recomiendo equilibrar tus chakras de vez en cuando, respirar, relajarte y seguir con los planes.

 

  1. Celebra cada victoria.

Sin duda es de los más importantes. Celébrarte … Por que, le celebramos al hijo, al primo, al sobrino, al tío, a la mamá, al papá… vaya! A todos, pero ¿Y nosotras?. ¿Acaso te fuiste a celebrar cuando por fin caminaste en tacones de aguja sin tambalear como Bambi?. Puede parecer absurdo y un poco raro, pero celebrarte desde lo más sencillo, hace las diferencias en tu autoestima, lo que se traduce en llamar todo lo bueno que todos merecemos. No es que se trate de hacer una hard party cada que le digas no a ese pastel de chocolate cuando estás en un plan de nutrición (que si lo quieres hacer, soy materia dispuesta) pero … ningún logro es pequeño cuando se trata de alguien a quién amas … a quién más deberías amar … tú.

 

Así que por el bien de tu estado emocional, ¡Vive!. Y sigue viviendo cada experiencia, siente, camina, baila, mírate en el espejo y ve siempre a la persona más sexy del universo, a la más fregona. Sigue avanzando y cuando tengas un día malo, solo recuerda que en cada persona puede vivir un librito de superación y que no hay mejor couch que tú.

Artículos recientes